Actitud frente al uso del Quechua dentro la Institución

Margarita Orcko Bravo

Uno de los aspectos a revisar tiene que ver con las actitudes y reacciones de los estudiantes y docentes frente a la propuesta de uso de la lengua quechua dentro de las aulas y entornos del Instituto Tecnológico. Respecto a este tema, Ralph Fasold, desglosa,

La actitud es un estado de alerta para responder de una manera particular. Cuando se presenta un estímulo, la actitud provoca en nosotros una tendencia a actuar de cierta manera. Las actitudes lingüísticas se distinguen de otras porque son hacia la lengua. Ciertos estudios se limitan estrictamente a las actitudes hacia la lengua misma; por ejemplo, a los sujetos se les pregunta si determinada variedad lingüística es rica o pobre, agradable o desagradable, etc. Sin embargo, la mayoría de las veces esta definición se amplía para incluir actitudes hacia los hablantes de una lengua o un dialecto particular”. (1987:147)

A los grupos sociales y pueblos les caracteriza su forma de vida, en otras palabras, la cultura que llevan. Estas características son las que identifican a los grupos sociales. Cuando nos referimos a identidad lo hacemos en términos de relación y comunicación entre personas, como sujetos que se identifican culturalmente cuando se encuentran frente a otros diferentes. En ese sentido, decir que,

El idioma originario quechua debemos indicar que es una herencia mucho más valiosa que cualquier resto arqueológico que las culturas prehispánicas nos hayan podido legar. De hecho, el quechua es la única herencia prehispánica que no se encuentra en ruinas, pero, para que siga vivo, debemos usarlo y escribirlo cada vez más, por ello, es tan importante, pues enseñándola en todos los colegios prevaleceremos el idioma y fortaleceremos nuestra identidad” (Ministerio de Educación, 2016:2)

Definitivamente, el desarrollo y la preocupación por el uso de la lengua quechua quedan solo en los espacios de la institución de formación profesional. El profesor de lengua, o de lengua quechua en específico, y entre estudiantes, todos los que integran las aulas en momentos de clases con el profesor de quechua lengua, pueden hablar bonito sobre cómo mantener la lengua quechua, de las políticas e instituciones encargadas del desarrollo de las lenguas, hasta memorizarse como un rezo, pero fuera de esa clase y fuera de esa aula desaparecerá hasta la idea. Esto pasa incluso en centros de enseñanza específica del quechua, como las carreras implicadas a las lenguas originarias. En relación a este tema el instituto de estudio no ha tenido experiencia alguna de haber vivenciado el uso de la lengua originaria en sus interiores más allá de las aulas, en las que solo se tuvieron como temas de avances, un requisito más, debido a factores que no se erradicaron incluso en los tiempos de la plurinacionalidad y conjunto de legislaciones que protegen los derechos lingüísticos de las personas individuales y colectivas indígena originarias.

El quechua, dentro de la institución nos olvidamos, solo castellano tenemos que hablar por el trabajo, sino algunas veces nos quieren discriminar, “este Campeche”, nos dicen. Nadie habla pues. Uno podría hablar, pero se te van a reír. (entrevista a J. C. septiembre de 2019)

La minimización y las actitudes burlescas hacia el uso de la lengua quechua tienen que ser el resultado de la implementación de sistemas de vida homogeneizantes desde instancias del Estado.

En el mismo sentido que la anterior la siguiente entrevistada manifiesta:

Me siento bien cuando hablo quechua, es un idioma dulce que da ganas de conversarlo, y así enriquecer nuestro vocabulario y tener más oportunidades de compartir y en actividades laborales más que todo, pero es difícil poner en práctica cuando ya se trata de hablar en los espacios laborales. (entrevista a F. R. R. septiembre de 2019)

El miedo al qué dirán al hablar la lengua quechua dentro de los espacios institucionales ausenta las realidades vivenciales de la lengua quechua. Las actitudes hacia la propuesta del uso de la lengua quechua en instancias académicas del Instituto Tecnológico no son voluntarias, sino causada por otras actitudes provenientes de los pares u otras que son actores iguales o principales de las estructuras institucionales.

A pesar de que ya las leyes han avanzado es difícil retomar políticas y prácticas de restitución de la lengua quechua dentro el Instituto Tecnológico, las personas que pasan clases no significan el funcionamiento de la institución, incluyendo a los estudiantes, les es difícil hablar la lengua quechua dentro de los pasillos de la institución por temor a que sus pares se van a reír. Este olvido de la lengua quechua reduce a las personas quechua hablantes a convertirse en monolingües en los contextos institucionales, aportando así a la extinción de la legua quechua en la sociedad. Será necesario tomar en cuenta activar políticas muy a parte de las que ya existen, aunque también habría que considerar aplicar las políticas actuales en relación al desarrollo de las lenguas originarias en Bolivia. Estas políticas no se han puesto en práctica para establecer las lenguas indígena originarias, no han aterrizado en espacios clave de las sociedades para atacar debilidades lingüísticas desde espacios estatales. Puede ser sugerente poner en prácticas estas políticas que ya están en la legislación boliviana, de tal manera que se puedan alcanzar y examinar sus resultados.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *