Relación Identitaria Territorial en Razón de la Lengua

Margarita Orcko Bravo

En los últimos años, sobre todo después del planteamiento de las políticas lingüísticas a iniciativas del Estado boliviano ante el mundo, se han visibilizado algunos conflictos de identidad relacionados a lo indígena originario. En tal sentido, ya desde la formulación de la Constitución política del estado (2009) en Bolivia se fomenta al uso de una frase un tanto larga para referirse a pueblos de ascendencia ancestral, pre colonial, como “es nación y pueblo indígena originario campesino toda la colectividad humana que comparta idioma tradición histórica, instituciones, territorialidad y cosmovisión, cuya existencia es anterior a la invasión colonial española”, a  partir de ello lo de “indígena originario campesino” al que se añaden “interculturales y afrodescendientes o afrobolivianos”. En este sentido, la Constitución Política del Estado “Plurinacional” logra exponer al descubierto la existencia de identidades territoriales que requieren ser examinadas en las expresiones y prácticas de las personas.

A medida que fueron cambiando los tiempos, las personas y sus pueblos también fueron evolucionando en su visión, a ello se debe por ejemplo que existan muchas personas que piensan que provienen a partir de la creación o fundación de Bolivia aquel 1825, y actualmente, hasta en Organizaciones sociales campesino indígena originarios, creen y manifiestan que su existencia data a partir de la promulgación de la Constitución Política del Estado. Es común escuchar entonces, “Kunstitushunpi ajinata ñichkan, Kunstitushumanjina purinanchik tiyan. Tata Prisirintinchik ajinata churanpuwanchik” (Así reza la Constitución, tenemos que actuar conforme dice la constitución. Así nos lo puso nuestro presidente). (MRA. Septiembre de 2019). Es decir, de alguna manera las sociedades asentadas en estas territorialidades no comprenden ya su ascendencia indígena originaria campesina, tomando en cuenta que más memoria tienen a partir de la Constitución Política del Estado y el Presidente del Estado durante la gestión de aquella máxima ley. Entonces, los mismos pueblos que debieron fortalecer aquellas identidades ancestrales ya van perdiendo sus identidades y asumiendo identidades modernas (Sichra, Inge, 2016), modernas a partir de la Constitución Plurinacional y en el sentido de patrones identitarios reflejados en acciones políticas.

Sin embargo, dejar de lado las identidades propias, sin duda, consiste en un proceso largo en el que se existen etapas y factores. Uno de esos factores causantes para alejarse de sus identidades propias las personas individuales y colectivas tiene que ser la constante modernización, cuando de estudiantes de centros de profesionalización se trata, las tecnologías cada vez más ajenas, así como de las políticas fuera del contexto de los pueblos que tienen sus propias formas culturales y prácticas.

Imanaykuman ñuqayku, manaña ñuqaykup yachasqaykuqa walinchu. Iskuylamantapacha wak kawsayta kawsayta yachachiwanku, kunankamapis jinallapuni. Wawaykuqa manaña yachayniykutaqa yachankuchu, iskuylaman rispa wak yuyaywan kutimunku. ‘Kunanqa kawsayninchikman jap’irisqa iskuykapis kanqa’ ñinku, pachallanpuni. (¿qué podemos hacer nosotros? Ya nuestros saberes no son válidos. Desde la escuela nos enseñaron a ser otro, hasta ahora sigue así. Nuestros hijos van a la escuela y vuelven con otras ideas. ‘Ahora la escuela va a ser diferente, fomentando nuestra identidad’ decían. No pasa nada, sigue lo mismo). (MSS. septiembre de 2019)

Las políticas educacionales, desde la invención del estado nación (Bolivia) no han sido favorables para la existencia y las prácticas identitarias de los pueblos indígena originario campesino. La homogeneización lingüística y cultural era la misión principal del Estado para con los pueblos indígena originarios campesinos. De esta manera la escuela ingresa a los pueblos indígena originarios y los pueblos que posterior a la escuela se concretizarán en “campesinos”. La convivencia de estos pueblos no es pacífica en relación a su cultura y lengua con el ingreso de escuelas cristianas y evangélicas, así, en la posteridad, con las escuelas del Estado.

A finales de la historia republicana, y al logro de la Asamblea Constituyente, de una manera un tanto fuera de contexto, sin tomar en cuenta la historia de aquellos pueblos ancestrales, a sólo deseo de aquellas personas que estaban trabajando cercanamente a los asambleístas durante la Asamblea Constituyente, se formularon y se relacionaron las lenguas con sus naciones. En consecuencia, el Artículo 5 de la Constitución Política del Estado asocia las lenguas con sus territorialidades, “son idiomas oficiales del Estado el castellano y todos los idiomas de las naciones y pueblos indígena originario campesinos…” Las naciones (Suyus) como identidades territoriales, no corresponden a las lenguas que se mencionan en la Constitución, tomando en cuenta que, por ejemplo, la lengua quechua contempla a muchos Suyus o territorialidades, como se aprecia en palabras de una autoridad originaria:

Claro, no había naciones por lengua. En ese sentido la Constitución nos está visibilizando como cantidad de naciones dentro de los territorios por donde se habla la lengua quechua. Además, que muchas de nuestras naciones no siempre hablaban el quechua durante el incario o antes del Inka. Naciones tenemos diversas, con nombres diferentes, con decir nación quechua se estarían apagando esos nombres. (B.I., septiembre, 2019).

Desde este punto de vista, se da la necesidad de observar que, en la Constitución Política del Estado, aunque se visibilizan alguna o muchas identidades culturales en la realidad y la historia, hay una intensión de universalizas aquellas resumiendo a solo una lengua o a causa de ella; es decir, en este caso, de pueblos diversos de habla quechua a culturas quechuas, siendo la misma un fenómeno oficial negativo. 

Y desde el punto de vista de los estudiantes de la carrera parvulario de INFOCAL Potosí, la relación territorial sí se da a causa de las lenguas originarias y en confirmación de esta parte de la Constitución Política del Estado:

Pues, yo creo que sí. La lengua dice de dónde somos, por ejemplo, potosí se conoce como quechua hablante, por lo que una persona al ser de Potosí dice directamente que es quechua, eso decimos, aunque ya no hablamos la lengua quechua o por nuestros familiares aún hablan esta lengua, y le damos prueba de que por eso somos quechuas. O sea, para mí sí está relacionada la lengua con el territorio. (Entrevista a AVC. Septiembre de 2019).

He aquí la identidad territorial a causa de la lengua quechua, aunque al momento de identificarse o la sociedad en sí misma de la región ya no habla esta lengua.

De la misma manera, otra de las estudiantes manifiesta lo siguiente:

Mi mamá siempre nos dijo que somos quechuas y que por ello vivimos en Potosí, que por eso tenemos costumbres diferentes a otros departamentos. Por eso pienso que la lengua tiene mucho que ver con la identidad o la procedencia de donde somos. No había pensado que las lenguas no se hablan por departamentos, es que mi mamá nos insistía con eso y para mí Potosí, Chuquisaca y Cochabamba nomás eran los departamentos quechua hablantes, pero, tal parece que no es así. (Entrevista a MCV, septiembre de 2019).

Esta tendencia muy general de identidad territorial a causa de la lengua ya es producto de la construcción de los sistemas coloniales durante el Estado republicano, por ello muchas personas, en general el total, consideran que solo los departamentos Potosí, Chuquisaca y Cochabamba hablan la lengua quechua. 

En las anteriores participaciones podemos apreciar que después de la invención del Estado colonial, o la época republicana después de 1825 y de manera constante, la identidad cultural y territorial se simplifica a los límites lingüísticos o se inventan límites y fronteras lingüísticos que afectan a la identidad cultural de las personas. Es decir, en ambos casos de las estudiantes entrevistadas, si uno habla la lengua quechua definitivamente es de alguno de los departamentos de habla quechua tradicionales o consideradas desde las construcciones de límites territoriales modernas, del que no tienen conciencia. Sin embargo, diferente a las anteriores se tienen otras que de alguna manera cuestionan esa tradición de esta manera:

De ninguna manera, diría yo. Más bien pienso que la lengua es libre. He conocido que gente que es del departamento de Santa Cruz habla quechua. No son migrantes, o sea Valle grande y otras provincias junto a esa provincia hablan quechua, pero la tradición no considera al departamento de Santa Cruz como quechua hablante. Entonces, la lengua no está tan relacionada con la identidad cultural u territorial. Por lo menos a mi entender. (MRB. Septiembre de 2019).

Pero encontrar personas que consideren territorialidades y culturas, aunque con la lengua indígena originaria, antes de las divisiones territoriales de los departamentos y países ya es poco difícil en estos tiempos, esto a causa de las políticas de homogeneización cultural desde espacios de gobierno. A los territorios de habla quechua hay que añadir a algunas provincias de La Paz, Oruro, Parte de Santa Cruz e incluso parte de Tarija. De esta manera, podemos decir que las políticas lingüísticas, en tiempos presentes y plurinacionales, son asimilacioncitas que es la causante en la identificación territorial no lingüística de los estudiantes de Infocal, por lo menos en lo que respecta a la lengua quechua, en cuyas territorialidades existían diversas formas culturales e incluso lenguas que desaparecieron con la expansión del quechua. En los años que se viene viviendo en el Estado Plurinacional, las instancias e instituciones encargadas del desarrollo de las lenguas, y así de las culturas, no se ocuparon de corregir esto, por lo que las políticas lingüísticas no tuvieron éxito. En consecuencia, es necesario que las instancias académicas, junto a las organizaciones indígena originarias campesinas, emprendan una revisión de las políticas lingüísticas, relacionadas estas con las identidades territoriales y culturales, para focalizar la pervivencia de las lenguas indígena originarias campesinas, en este caso el quechua en relación a sus territorios.

Spread the love

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *